miércoles, 22 de febrero de 2017

Hoy conocemos mas a... Kike

Retomamos una seccíon que los viejos del lugar recordarán, y que por los chavales nuevos, creo que merece ser rescatada. Vamos con el primero.

Cuentan que Lola Flores fue a mostrar su arte un día a uno de los más reputados teatros de Nueva York, y que el cartel que la presentaba rezaba algo así como 'No canta, no baila... pero no se la pierdan'. Eso es lo que me transmite el figura de Kike, que parece que no destaca y luego es un torbellino sobre el césped. Como La Faraona, a nuestro '15' le corre sangre gitana por las venas y eso se nota en el campo, con una chispa y picardía que pocos demuestran, al chaval se le cáen los goles que da gusto. Con ustedes el Raúl González Blanco del Móstoles C.F.:

Enrique Muñoz Navas (9/Feb/2004)

· ¿Cuál es tu equipo preferido?
· Real Madrid

· ¿Y tu jugador?
· James

· ¿Cuál es tu comida favorita?
· El arroz

· De mayor quieres ser...
· ... futbolista

· ¿Qué lugar te gustaría visitar?
· Valencia

· ¿Dónde vas de vacaciones?
· A Torrevieja

· ¿Cuál es tu color preferido?
· El azul

· ¿Con qué compañero/s te llevas mejor?
· Con Alberto, Gabri y Sergio Pérez

· ¿En qué posición te gusta jugar?
· De extremo o delantero

· Lo mejor del fútbol es...
· ... meter goles

· ¿Y lo peor?
· Perder

· ¿Qué otro deporte te gusta además del fútbol?
·  El baloncesto

domingo, 19 de febrero de 2017

Liga 2016/17, Jornada 15: La vida en rosa

La vida en rosa. O en azul que es como normalmente visten. O en rojo, como lo hicieron este sábado ¿Qué más da cuando se gana y jugando realmente bien? El fútbol se ve del color que quieran nuestros hijos. Aplastante victoria, que sabe mejor de la manera en la que se produjo. A veces se golea sin brillantez, pero no es el caso. Como decía César en un pasaje del partido, ninguno juega mejor que nosotros en el grupo, y eso no es pasión interesada, sino pura realidad. Gran actuación coral de los nuestros, que siguen optando a todo.


Desplazamiento a un campo que nunca habíamos visitado antes. En mediolcampo nos esperaba un rival que nos dio un pequeño susto en la ida, o más bien porque nos metimos solitos en la boca del lobo. Con las ausencias de siempre a las que se unía la de Javi por una fractura en la muñeca (recupérate pronto jabato) y la sorprendente de última hora de Sergio Robles. Típica formación táctica de inicio para el asalto a tres nuevos puntos.


He de decir que me sorprendió para bien La Avanzada. Hace unos meses estuvieron siempre a merced nuestra, salvo aquel arreón de furia y caraja mostoleña, en esta ocasión salieron más valientes y queriendo tratar mejor la pelota. Aunque el dominio era de los encarnados mangas-largas, ellos querían jugarnos de tú a tú. Pero una cosa era tocar algo el balón y otra muy distinta intimidar. Lo segundo no sucedió en ningún momento durante los primeros treinta y cinco minutos, dónde sólo vimos a Manu actuar en un balón largo que despejó fuera de sus dominios con un puntapié. Así que, mejor vayamos a los nuestros.


Alonso, Aitor y Vega se encargaron de las primeras llegadas con sendos lanzamientos a puerta, o intentos de ello. Fueron el preludio del gol que estaba por llegar habiendo atravesado la primera decena de minutos; el propio Alonso robó una pelota en la zona ancha, que sirvió al hueco libre en la zurda para que, Kichichi no faltase a su ya habitual cita con el gol. La cosa se ponía francamente de cara desde el inicio. Y más que estuvo a punto de serlo si Jose llega a acertar con la portería en un excelente pase de la muerte de nuestro extremo izquierdo. O sí el portero no evita con una estirada de mérito el zapatazo de Dani... e incluso minutos más tarde si el propio Kike afina con la puntera su chut raso que se pierde junto a la cepa del poste. Llegadas a tutiplén que no nos acaban de distanciar en el marcador.


Se mascaba el segundo, y llegando al descanso, finalmente cayó. Otra triangulación Alonso-Kike-Jose iba a ser, por fin, merecedora de premio. El hijo del míster la cruzó con la siniestra, y tras tocar el palo, el gol sería una realidad. Con un trabajo digno de hormiguitas, se fue labrando una renta que se puede decir sin pudor, fue algo raquítica para los méritos visitantes. Todavía quedaba trabajo por hacer.


Un par de cambios anunciaban el segundo acto. Una segunda mitad que arrancaba de una manera inmejorable; Boliche (que junto a Vélez dio un cursillo de cómo ser unos buenos centrales) tiró p´a rriba y le puso otro balón a Kike para que asistiese a un Isma que empezaba su particular show... en su primero regateó con tranquilidad al portero y marcó a puerta vacía. 0-3, visto para sentencia señoría. Estaba seguro que no se iba a caer en la relajación y despistes de la ida, como así fue.


Se seguía dominando y pese a que ellos se acercaron con cierto peligro por primera vez, bien resuelto por la rápida salida de Diego, tendrían que pasar diez minutos más para ver el cuarto. La asistencia esta vez fue de Jose, acción acompañada de otra perfecta definición de nuestro ´9´. Poco o nada iba a importar que ellos marcasen en una falta en mi opinión inexistente (por cierto, el chaval que arbitró, magnífico), porque se reaccionó casi de inmediato. En esta ocasión el pasador fue Isma y el cazador Sergio, que estiró su bota hasta alcanzar la bola y ponerla en la red, tal y como captó de forma precisa Gema con su cámara.


El festín de goles, lejos de detenerse, quería prolongación. Gabriel, robaba en medio campo, avanzaba unos metros y ponía un esférico a Isma que, tras pararlo con el pecho y girarse de media vuelta, lo ponía lejos del guardameta. Chicharrazo. Los Artistas se gustaban; por momentos aquello era un vendaval de ataques al que todos quería sumarse. Marcos, que había salido de refresco, se sacó un latigazo que su portero desvió como pudo, pero que luego no pudo evitar que acabase en las redes, porque por allí pululaba un killer tocado por la varita del Dios Gol que, de cabeza, hacía su cuarto tanto y el séptimo en el global.


Aunque llevábamos ya un saco, conviene destacar la figura de su portero; de no ser por él, la goleada hubiese sido más escandalosa aún, el mejor de los fuenlabreños sin duda. Y hablando de nuestros vecinos, éstos no iban a desaprovechar el regalo que les hicimos por no ser más contundentes en defensa. Un gol que numéricamente no suponía un problema, pero que particularmente me fastidia que nos hagan, porque para nada fue mérito suyo sino más bien lo contrario. Pero acabemos con lo bueno, que fue mucho en la soleada y casi primaveral mañana. El octavo que cerraría la cuenta vino en un fulgurante contraataque; adivinen quien salió desde propio campo, superó en velocidad a su par que de sacaba una cabeza y definió como los ángeles... el de la foto de abajo sí. Por el interés del equipo, espero que no hubiese ningún ojeador en la grada.


Pudo caer alguno más, lástima que la madera evitase el titánico esfuerzo de Vega que cuajó otro gran encuentro. Con goleada se cerró el décimo cuarto capítulo de esta novela por fascículos llamada Liga. No todo fue bueno, Alberto volvió a resentirse de su rodilla y esa sigue siendo una mala noticia. Vamos a ir afrontando los partidos trascendentales y necesitamos a todos. Porque TODOS son importantes en este equipo, y jugando más o menos son piezas que no deberían faltar. Ahí lo dejo. La semana que viene toca Fuenlabreño en El Alamo, no habrá mejor manera que quitarse la espinita de la ida demostrando con una victoria quien es mejor equipo. Chavales, a por ellos.


lunes, 13 de febrero de 2017

Liga 2016/17, Jornada 14: Así, sí

Costó. La manita con la que acabó el partido pudiera indicar, para el que no lo presenciase, que la victoria fue placentera. Se estaba siendo muy, pero muy superior al rival, pero, hasta que sobrepasado el minuto cuarenta, no se consiguió el segundo, la angosta diferencia indicaba que cualquier cosa podía pasar. Eso sí, cuando eso se produjo, los chavales dieron un pequeño recital, gustándose y llevando a cabo lo que mejor saben hacer: jugar al fútbol. Triunfo persiguiendo un sueño; un viaje alrededor de una pelota donde todos estamos involucrados. Creémos en Los Artistas.


Comienzo de la segunda vuelta. Viaje al destierro de El Álamo. Benditas instalaciones que ya quisiéramos para nosotros. Salvo Ale, David, Alberto y Marcos, el resto era de la partida. Quince valientes desafiando una mañana de viento y agua. Nada puede con ellos.


En la ida, el Arroyo se llevó seis, aunque para más de uno, aquella goleada nos pareció un tanto exagerada. En apenas tres meses los rojinegros parecían haber tomado más Cola-Cao que los nuestros... grandes eran un rato. Al bajarnos del coche Gabriel me tranquilizó, "no tienen por qué ser mejores por ser más altos y fuertes que nosotros". Esa idea estaba en el ADN de los de azul desde el pitido inicial. Quien mandaba sobre el húmedo césped eran mostoleños, y eso no iba a cambiar durante los setenta minutos.


Mucho lirili y poco lerele. Vamos, que la posesión era nuestra pero las ocasiones no acababan de aparecer. No salían las diagonales y la bola parecía picar en las botas. Bien es cierto que ellos no inquietaban a un Diego que vivía placidamente sin acercamiento alguno; el riesgo era que el choque se empezase a enquistar y el ansia empezase a perforar el pensamiento de los nuestros por querer marcar cuanto antes.


Aunque las cosas no salían tan bien como se preveía, estaba claro quien hacía méritos por adelantarse en el marcador. Kike por fin enganchó un balón arriba y se lo sirvió a Isma, que pese a echárselo un pelín largo, tuvo la suficiente habilidad para alargar la pierna y colocar la pelota en las mallas. 1-0. A partir de ahora se suponía que el juego iba a ser más fluido, y así fue en parte... pero no del todo.


Aunque ellos no se dieron cuenta, la llegada del fisio pareció traerles suerte. David se acercó con su padre a ver a los chavales, y todos empezamos a disfrutar un poquito más; Sergio Robles, Kike y Jose elaboraron una bonita jugada que anduvo cerca de convertirse en el segundo, aunque nos quedamos con las ganas. Hasta el descanso poco más. Sólo el susto de una fea entrada que sufrió Iván fue lo poco reseñable sobre el verde. Nuestro bravo lateral, pese a renquear un poco, estaría listo para jugar la segunda parte. Una apisonadora hubiese hecho falta para sacarlo del partido.


Al ya habitual cambio en la portería, se unió de inicio en el segundo acto la entrada de Alonso. Cómo se ha adaptado el chaval al equipo y qué bien lo ha arropado el grupo. Acompañando a Vega (partidazo el de Dani como siempre) se hicieron dueños del centro del campo y por ahí se empezó a cimentar lo que iba a ser la goleada. El segundo nacería en un saque de esquina que grabó el padre de Vélez y que colgaría más tarde en el whatsapp, y mejor que lo cuente yo, lo volvéis a disfrutar visionándolo una vez más.


A partir de ahí, los chicos empezaron a destapar el tarro de las esencias. Qué bonito lo hacen cuando están con confianza. Las llegadas se multiplicaban en plan avalancha; Iván combinaba con Kike que rompía por velocidad por la izquierda donde iba a servir un balón medido a Jose que, sorprendentemente, la iba a mandar fuera rozando la madera. No pasaba nada, la maquinaria añil estaba en marcha.


Sólo hubo que esperar unos minutos para ver un jugadón de nuestro '15', más propio de lo que se ve en una cancha de fútbol-sala, se fue de tres en una baldosa y regaló el gol a su amigo Sergio Pérez. Creo que hasta algún padre del contrario aplaudió la preciosa acción técnica de nuestro extremo, que se gustaba, como el resto de compañeros. Fueron unos minutos de fantasía en los que el propio Kike casi marca el cuarto, que sólo evitó la cepa del poste.


En este punto, los de arriba (y todo el equipo) eran un vendaval en ataque. Javito, tras recibir un fantástico pase al hueco de Vega, fue también generoso y le quiso ofrecer el tanto a Kike, al que le faltó un número de bota para alojar el esférico en la red. Pero nuestro capo cannonieri no iba a fallar la siguiente; aprovechando el envío de Alonso, ahora no iba a marrar, cruzando con la zurda hacía el 4-0. Cómo se gustaban los chicos, y nos hacían disfrutar.


Ellos nada más que corrían detrás del balón, mientras los de azul lo bordaban. Javi, que había perseguido con ahinco su golito al final se iba a apropiar del quinto y último; Boliche, que se había sumado al ataque para intentar rematar un córner, recuperó la apresurada salida de bola rival para ponérsela a nuestro interior derecho que sutilmente, hacía la manita elevando la pelota ante la salida del portero.


Pudo caer alguno más, pero mejor si nos lo guardamos para futuros compromisos. Y hablando de guardar, que partidazo más completo hizo nuestra defensa que, ayudada por los medio-centros, no permitió un solo disparo a puerta. Como dice el título de esta crónica, así si. Queda menos para alcanzar la meta, pero, pasito a pasito.


domingo, 5 de febrero de 2017

Liga 2016/17, Jornada 13: Victoria con lo justo

Sin brillo pero tres puntos más. Quedémonos con lo bueno, porque en realidad el partido que cerraba la primera vuelta, fue bastante mediocre. Se trataba de sumar, sí, pero quizá esperábamos algo más de los nuestros. Muchos factores podrían lastrar de inicio el buen juego que presuponíamos, y se dieron varios de ellos. Pese a todo, se consiguió una manita si es que vemos el vaso medio lleno. Llegamos al ecuador con las posibilidades intactas para asaltar el ascenso, eso es lo verdaderamente importante. La ilusión por demostrar que este equipo lo vale, sigue ahí. Estoy convencido que no fallaremos.


Convocatoria completa de nuevo, eso sí, con las ya consabidas bajas de Ale y David a la que se unía la de Jose por precaución; iba a completar el grupo Alonso, del que luego hablaremos. Garantías más que de sobra para sacar adelante un compromiso que se antojaba más que asequible.


En apenas unos instantes se vería quien iba a ser el claro dominador del encuentro. Los setenta minutos estuvieron marcados por un incomodísimo viento que dificultaba las acciones de los jugadores, principalmente de los nuestros, más técnicos y con capacidad de elaborar fútbol. Ya lo avanzaba Tere, el partido se prestaba a ser un tostonazo. Está claro que estas características no son las idóneas para nuestro juego, y aún con todo en los primeros minutos ya podíamos haber marcado. Sergio Pérez en una acción dentro del área pequeña y Marcos de media volea, anduvieron cerca de conseguirlo, pero la pelota no fluía, las circulaciones no existían y las llegadas se conseguían simplemente por inercia.


Atravesado el minuto 10, Kike cazaba un pase de Marcos y enviaba el balón a la red. Se cumplía la lógica. Unos minutos más tarde, nuestro ´7´ era objeto de un absurdo pero claro penalty que él mismo se encargaría de transformar junto a la base del palo. 2-0. Pero las sensaciones, como decía unos renglones más arriba, no eran muy positivas. En la primera mitad no se hilvanaron cuatro pases seguidos, un síntoma de que no era la mañana de los Artistas pese a ganar con claridad.


El tiempo se esfumaba casi entre bostezos. Vega tuvo en su diestra el tercero, pero el esférico se le marcó arriba cuando cazó un rechace en la semi-luna del área. Poco después iba a enmendar su fallo asistiendo a un Kike que aparecía de nuevo para colar la pelotita por encima de su cancerbero. Comentábamos tras la valla lo poquito que le cuesta hacer gol a este chaval a pesar de parecer desapercibido en algunos choques. Todo apuntaba a que el primer tiempo se cerraría con la cómoda ventaja de 3-0, pero justo antes de acabar, un absurdo malentendido entre Boliche y Manu acabaría en un gol en contra absolutamente grotesco. Menos mal que el rival era quien era, porque contra otro, lo hubiésemos metido nosotros mismos en la pelea por el partido. 


No iba a mejorar mucho el panorama después del parón. Pese a menear el árbol de los cambios, los de azul nunca le acabaron de coger el hilo al encuentro. Hubo que esperar hasta el minuto cuarenta para poder ver la primera jugada trenzada de verdad, aunque, insisto, el sopor invadía el húmedo y maltrecho césped del Andrés Torrejón. Tras un cuarto de hora del arranque del segundo acto, volvimos a alegrarnos la vista algo con otro gol; Javi, controlaba el el pico del área grande y se la ponía al ´15´ que firmaba así su particular hat-trick. Kike Pichichi habría que llamarle a partir de ahora.


Pocas cosas interesantes podían esperarse ya, salvo el debut de Alonso, al que muchos echamos en falta que no hubiese sido un poco antes dadas las características y nivel del oponente. Con el ´14´ a la espalda al chaval se le vio suelto, con desparpajo; nadie que no supiera que sigue siendo alevín podría haberlo adivinado. Buen fichaje en el mercado de invierno. Pero volvamos al peñaz... digo al partido. Sólo en los últimos minutos el equipo se pudo desencorsetar un poco. Los de blanco se fueron un poco arriba y con más espacios se generaban mejores llegadas. Alejandro filtró un gran pase a la diestra donde Marcos se marchó de dos rivales en una filigrana y aunque su disparo no encontró la jaula, Sergio Pérez sí lo hizo con la zurda. Merecido premio para el abnegado trabajo de nuestro delantero.


Nada más que añadir el lo futbolístico de aquí al final. Sólo reseñar la gran parada en el mano a mano de Diego que evitó un segundo gol para un rival que apenas había demostrado más que garra. Sellados quedaban tres puntos en los que echamos en falta algo más de calidad en el juego. 


Completados los primeros trece partidos el balance es muy positivo. Sólo se han cedido dos derrotas en los dos partidos que todos sabemos y un empate por pura mala fortuna de cara a portería. Toca pensar en la segunda parte del camino, que estará trufada de dificultades, pero para las que los nuestros, no me cabe duda alguna, están sobradamente preparados.


martes, 31 de enero de 2017

Liga 2016/17, Jornada 12: Lamiendo las heridas

Qué mejor manera que ganar para resarcirse de las dos injustas y dolorosas derrotas recientes. Y además jugando bien al fútbol. Fue el partido del casi, porque hubo un montón de oportunidades para no haber llevado nuestros corazones al límite del tiempo de alargue. Retorno al triunfo, por si alguno por ahí, se piensa que estos chavales se iban a venir abajo. Aquí están los Artistas para dar matraca hasta el final... veremos quien ríe dentro de catorce jornadas.


Dieciséis futbolistas, los justos para completar convocatoria por las ya habituales (desgraciadamente) ausencias de Ale y David. Respetando el clásico dibujo táctico, nos enfrentábamos a un equipo del que no podíamos fiarnos un pelo. Eramos conscientes de sus antecedentes dando alguna campanada, así que, confianzas cero.


Nada más iniciarse el encuentro, ellos empezaron tratando bien el balón; luego nos enteramos que todos eran de segundo año, aunque físicamente no impresionaban como otros. Como decía, comenzaron tratando de mover la bola, pero a eso, modestia aparte, hay pocos por no decir ninguno en nuestro grupo que nos gane. En un par de minutos el control, los acercamientos y la sensación de peligro era nuestra.


Fruto del dominio, pronto iba a nacer el primer tanto. Marcos, esta vez por la izquierda, sacó del bolsillo la escuadra y cartabón para servir un caramelo en diagonal a un Aitor felizmente recuperado para la causa; voleón pa'dentro y 0-1. Complicado empezar mejor.


Las buenas sensaciones se multiplicaban sobre el césped. En otra combinación, el segundo estuvo a punto de caer... Ismael sirvió otro esférico a Zipi que cruzó rozando el palo. Las oportunidades se sucedían. De nuevo Isma iba a disponer de otra que se marchó lamiendo el otro poste. Pese a no marcar, nuestro '9' dio un recital de cómo jugar de espaldas, ganar la posición y zafarse de los rivales. Partidazo el suyo. Como el del resto, vamos. La defensa espectacular y la media manejando el cotarro. Tenía que llegar casi por lógica el segundo tanto.


La única mala noticia fue la recaída de Alberto. Otra vez la rodilla dando por saco. Reestructuración al canto con Sergio Robles a la medular y Vélez haciendo de nuevo las funciones de '4'; y por mucho que diga su padre, el chaval volvió a completar un estupendo encuentro en esa posición. Habemus central de garantía.


Pasaban los minutos. Diego, salvo en un par de balones largos que tuvo que despejar, era un espectador más. Se acercaba el descanso con el solitario gol, pero se le pudo sumar otro del propio Aitor que fue anulado por fuera de juego. Legal o no, la verdad es que el árbitro estaba siendo ecuánime, algo que ya hemos comprobado que no pasa siempre. Y entre 'casis' nos fuimos al tiempo de parón obligatorio lamentando no haber machacado pero alabando el juego coral de los azules.


Varios cambios se darían al inicio de los segundos treinta y cinco minutos; entre ellos la entrada de Kike... viene a cuento por una frase de JuanMaurinho que quedará para la posteridad, refiriéndose a él y a Isma: "Ya están los dos, el tridente". Si no existiese habría que inventarlo. Chanzas aparte, se comenzó de la misma manera, dominando pero sin dar la puntilla. Otra vez nuestro '9' rondó el gol que se le negaba pese a su encomiable esfuerzo. Poco a poco un cierto temor empezaba a recorrer nuestra grada, temiéndonos que nos la clavasen en su primera llegada.


Hubo cerca de diez minutos de cierta zozobra, que afortunadamente dieron paso a un nuevo control de la situación. De nuevo las ocasiones retornaban a favor. Con Vega de medio centro defensivo se cogía otra vez el timón. Más arriba ellos paraban cada llegada sin miramientos, pero sin dureza, todo sea dicho. A Jose cada vez le ponían más cerca el balón del área. En la primera falta directa la puso cerca de la madera, y en la segunda sólo la manopla y el larguero impedían la definitiva calma en el marcador. La angustia por finiquitar el choque se palpaba en el ambiente.


El reloj seguía su imparable camino hacia el setenta, y no había manera de cerrar los tres puntos. Otra vez Isma la tuvo, pero la enganchó de abajo a arriba... la pelotita no quería entrar. Algunos descreídos seguíamos pensando que podríamos pagar las ocasiones marradas; en esto que, faltando apenas dos minutos, falta en contra casi en el pico del área grande. Canguelo, para que negarlo. Pero ahí estaba Manu que, cuerpo a tierra, desbarataba su único chut entre los tres palos. 


No hubiese sido justo, pero vete con ese cuento al Sr.Fútbol. Ya en tiempo de prolongación el árbitro señaló un orsay, esta vez totalmente inexistente a un Sergio Pérez que había arrancado en pos del gol de la tranquilidad. Y sólo un minuto después, esta vez sí, Pepito clavaba a la tercera el tanto que hubiésemos ansiado todos por no pagar un extra a nuestros cardiólogos.


Toca cerrar la primera vuelta ante un rival ciertamente asequible si miramos la clasificación. Sumar y hacerlo de tres en tres es la fórmula para el ascenso. Me consta que el míster ya les ha puesto deberes a los chicos: ganar los próximos ocho partidos seguidos. No debe ser ninguna heroicidad sino más bien un reto. Reto para el que están más que capacitados y en el que aquí estaremos todos para acompañarles.


domingo, 22 de enero de 2017

Liga 2016/17, Jornada 11: Grandes pese a la derrota

Decía el gran Alfredo di Stefano que él era toro en su rodeo, y torazo en rodeo ajeno... ¿Qué quiere decir esto y qué relación tiene con nuestros figuras? Pues eso, que en las buenas dan la cara y en las malas, más aún. Se cosecha la segunda derrota consecutiva, pero con la calidad de este pedazo de equipo, pero sobre todo continuando con esta actitud, no me cabe duda alguna que más de uno tendrá que agachar las orejas ante este grupo de futbolistas y amigos. Chapeau por vosotros, Artistas.


Había ganas de quitarse la dolorosa espina que les hincó de forma injusta el Sinvergüenza de la semana pasada. Pero la plaga de bajas por uno u otro motivo no alentaba la proeza ante el líder del grupo. Trece chavales disponibles o lo que es lo mismo, cinco ausencias y un solo cambio de campo más uno de portero ¿Quien dijo miedo?


Como bien se pudo comprobar sobre el césped, hubo que hacer verdadero encaje de bolillos para cuadrar una alineación de garantías, sobre todo en defensa, donde las piezas estaban desordenadas, pero aún así, funcionaron como un reloj. Al igual que todo el equipo. Serios, disciplinados, siempre ayudando y multiplicándose por el compañero... pese a que enfrente estaban unos verdaderos bigardos. Mira que nos hemos enfrentado a equipos que tenían tíos altos, pero lo de este conjunto en global era ya exagerado. Dani Vega y Vélez ya eran "pequeños" al lado de alguno, así que el resto pa´qué explicar más. Gema lo inmortalizó en una foto que evidenciaba la lucha contra los gigantones y que se asemejaba al skyline de Manhattan.


Pero lejos de arredrase, los nuestros le echaron un par de narices y cuajaron un estupendo primer tiempo. El estreno de rojo pareció imbuir de fuerzas extras a nuestros futbolistas. El comienzo fue muy equilibrado, incluso con un punto de osadía por nuestra parte al jugar con dos puntas, mientras ellos sólo dejaban un hombre arriba. Siendo honestos, con el paso de los minutos ellos empezaron a dominar, si bien es verdad que la zaga se las apañaba para contener una y otra vez sus acercamientos. Peligro real, poco, hasta que en el ecuador del primer tiempo tuvieron la más clara y única ocasión para los de casa... y ahí emergió la figura de Manu para hacer un paradón descomunal que insufló más ánimo a la tropa mostoleña.


Repuestos del susto, tocaba el arrebato bermellón. ¡Qué cerca estuvimos del 0-1! Sergio Pérez, batallador, cazó un pase largo y quiso ponérsela en bandeja a su amigo del alma Kike... la pierna salvadora de uno de sus defensas nos privó del premio al esfuerzo titánico de nuestros gladiadores. Acabaron los primeros treinta y cinco minutos con grandes sensaciones, y con la esperanza de poder al menos arrancar un punto de El Naranjo.


Era lógico que con el paso del tiempo, el cansancio físico empezase a hacer mella en los nuestros. Pese a todo, el buen tono se mantuvo en los primeros compases del segundo acto. El míster intentaba que el equipo no se aculase atrás, y realizaba alguna permuta táctica, como la del cambio de bandas de los extremos. Ellos, más fuertes y experimentados, no dudaban en cortar de raíz cualquiera de nuestras subidas con faltas permanentes; y si no que se lo pregunten a Boliche que se llevó un recado gratuito de un rival en forma de patada sin balón. Ahí se notaba sobre todo la madurez respecto a la bisoñez de los nuestros, Pero el crono iba pasando y no nos llegaban siquiera a inquietar. Sólo un balón tonto perdido en mediocampo por exceso de conducción nos castigó severamente. Tocaba machada, aún más si cabe.


Con más permutas de posiciones, esta vez lo laterales, se buscaba cualquier chispazo que volviese a reactivar al equipo. Mientras, Diego, que esta vez fue suplente, mantenía al equipo en el partido con una gran intervención en un disparo a bocajarro. Cada vez quedaba menos y había que jugarse el todo por el todo. Se fue valiente, lo mismo daba perder por uno que por cinco, y esa es una filosofía positiva que cala en los chavales. En el último cuarto de hora nos lanzamos a tumba abierta a por la igualada.


Hay que reconocerles que su mejor virtud estaba en la colocación. Un equipo no va primero porque sí después de diez jornadas. Su zaga, con chicos altos y veloces, dejaba pocos resquicios para la sorpresa, e insisto cada vez que nos aproximábamos con marchamo de peligro, falta al canto. En una escorada precisamente, a punto estuvo de caer el empate. Reconozco que no pude verlo bien, pero al parecer entre Kike e Ismael estuvo la ocasión más clara de la que dispusimos... pero no acertamos. Una lástima porque el encomiable esfuerzo de los nuestros se tenía que haberse hecho premio en forma de gol.


Ya con el todo o nada al estilo ruleta, llegaría el segundo en una acción en la que el fuera de juego parecía evidente, pero qué le vamos a pedir al fanegas de gris si era incapaz de ver fueras de banda de más de un palmo ¡como para que estuviese más o menos en línea siguiendo una acción de ese tipo! El tercero, con el equipo exhausto cayó en tiempo de prolongación, poco importaba ya.


Se han sufrido dos reveses importantes, pero seguimos en la pomada. Particularmente me quedo con una cosa: no hay ningún equipo mejor que el nuestro, y si las cosas salen bien, cualquier meta que se proponga este grupo de fenómenos, es posible. Ahora toca borrón y cuenta nueva, pues el domingo nos espera otro envite del que no podemos fiarnos. ¡A por ellos!



Anexo: Para enjuagar un poco la tristeza de la derrota, los chavales fueron a visitar unas horas después Tiempo de Juego de la Cadena Cope. Allí pudieron seguir en directo el Real Madrid-Málaga en compañía de Paco González y Pepe Domingo Castaño, y conocer cómo es por dentro la radio y la magia que desprende el medio de comunicación más bonito de cuantos haya. Participaron un ratito en las ondas colaborando cantando en la publicidad y los capitanes hicieron entrega al equipo de profesionales de las famosas empanadillas de Móstoles. E incluso se pudieron fotografiar con el actor e imitador Dani Martínez, que estuvo muy simpático con los niños. Otra tarde diferente, divertida e inolvidable de la cual tenemos que dar las gracias al club, que aunque modesto, se desvive porque los críos hagan actividades originales y complementarias, que fomentan el compañerismo. Os dejo alguna muestra como recuerdo de las fotos que quedaron de esta bonita tarde: